Loading...

PARA VOLVER A VER/LEER

- PROGRAMA ESPECIAL SOBRE HAITÍ CON IMÁGENES DE LA ZONA DEVASTADA...... COLUMNA DE LA IZQUIERDA

- PANORAMA DE LA SITUACIÓN DE LA TDT LOCAL EN LA COMUNITAT VALENCIANA: http://perevalenciano.blogspot.com/2010/01/el-fracaso-de-la-tdt-local-en-espana-el.html


sábado, 15 de mayo de 2010

ECONOMÍA --- Zapatero imita a Aznar


Zapatero fue presidente por el error de José María Aznar al meter a España en una guerra, la de Irak, que intentó justificarse por unas armas de destrucción masiva que nunca aparecieron. Aznar, endiosado en su segunda legislatura por la primera mayoría absoluta de la derecha española, hizo oídos sordos a todos los que, dentro y fuera de su partido, le advertían del error. El posterior atentado en Madrid y el intento por atribuírselo a ETA por parte de los máximos colaboradores del presidente, propiciaron el vuelco electoral a favor del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero.

Un Zapatero que podría haber pasado a la historia como el presidente más progresista en lo social pero que, sin embargo, lo hará como el político que, en lo económico, no supo escuchar a nadie, imitando a Aznar, y nos llevó a la situación más crítica de la democracia. La crisis es mundial, sí, pero en unos países ha sabido capearse el temporal y en otros, como España, no.

Zapatero no es culpable de la virulencia con que la crisis se ha cebado con nuestro país, ni tampoco con el estallido de la burbuja inmobiliaria. Zapatero no se ha apoyado en los 'neocon' amigos de Bush hijo y de Aznar. Pero es responsable, como máximo representante político del Estado, de no haber adoptado medidas apropiadas en el momento adecuado para luchar contra la crisis.

Primero negó la existencia de la propia crisis, porque se acercaban las elecciones generales del año 2008, una estrategia correcta si, aun negando la mayor, hubiese puesto a trabajar a su equipo de expertos para comenzar a introducir medidas correctoras.

En el camino ha perdido estrechos colaboradores, como Jordi Sevilla, o el ministro de Economía, Pedro Solbes, hartos de la teoría maniqueísta de Zapatero, según la cual la economía va a ir bien porque él así lo desea, porque España lo vale y ya está. El aislamiento paulatino del presidente ha ido en aumento a medida que se ha ido rodeando de ministros incompetentes, con la excepción del de Fomento, José Blanco, de asesores mediocres que le ríen las gracias en lugar de advertirle seriamente de sus errores. Una camarilla nefasta.

Después de dos años largos en caída libre, con casi 5 millones de parados, con una deuda insostenible, con el tejido empresarial destrozado y los bancos sin prestar dinero -¿para qué les inyectó el Estado dinero, para ayudar a pymes y particulares o para cuadrar sus cuentas anuales?- y en pleno proceo de fusiones de las cajas de ahorro, por fin el presidente toma la primera medida drástica: la reducción del 5% de media de los salarios de los funcionarios, la congelación de las pensiones y el anuncio del frenazo a las inversiones, que se une al próximo incremento de dos puntos del IVA.

El presidente ha estado dos años haciendo oídos sordos a todos los que le advertían que nos íbamos a la ruina. Endiosado como Aznar tras llevarnos a la guerra de Irak, se ha creído más listo que nadie. Pero la situación comenzaba a ser dramática y podíamos seguir los pasos de Grecia y, finalmente, llegó su primera gran medida, que no será la última. Por suerte para nosotros, Zapatero valora a Obama. Y si no hubiese sido porque éste le llamó para 'recomendarle' medidas drásticas urgentes, todavía tendríamos a un presidente sin reaccionar con la que está cayendo. Reacciona, tarde y mal, y, además, hace el ridículo al hacerlo cuando se lo piden desde fuera. ¿Por amor a España? No. Por miedo al contagio internacional.

Zapatero ha comenzado por lo más fácil: por los sufridos funcionarios y por los pobres pensionistas, por las madres que esperan sus primeros bebés... Tijeretazo al gasto social. Sin embargo, esto podrá aliviar en parte algo de la deuda del Estado, pero no se ataja el más grave de los problemas, el del paro. ¿Cómo va a mejorar la competitividad de este país? ¿Qué hará para resucitar una industria que pasa por sus horas más bajas y un turismo que va a la baja con la competencia de los países emergentes del Este de Europa? Los Plan España I y Plan España II son pan para hoy y hambre para mañana. Han creado empleo durante unos meses y han servido para mejorar la imagen de pueblos y ciudades. Pero tienen fecha de caducidad.

Y, ya que se ha puesto a recortar, ¿por qué no suprime a centenares de asesores que, además de cobrar un pastón, ha quedado evidente que no le han aconsejado bien? ¿Por qué las comunidades autónomas no hacen lo propio con los suyos respectivos, miles y miles de sueldos millonarios? ¿Para qué queremos tantas televisiones públicas autonómicas que pagamos entre todos para publicidad y propaganda del gobierno y partido de turno?

Señor presidente, ¿por qué no adelanta usted las elecciones generales y se marcha a su casa? Se lo dice alguien que creyó una vez en usted.

No hay comentarios: