Loading...

PARA VOLVER A VER/LEER

- PROGRAMA ESPECIAL SOBRE HAITÍ CON IMÁGENES DE LA ZONA DEVASTADA...... COLUMNA DE LA IZQUIERDA

- PANORAMA DE LA SITUACIÓN DE LA TDT LOCAL EN LA COMUNITAT VALENCIANA: http://perevalenciano.blogspot.com/2010/01/el-fracaso-de-la-tdt-local-en-espana-el.html


lunes, 7 de mayo de 2012

ACTUALIDAD --- El hundimiento de la banca y la corrupción política en España las pagamos tod@s

-Puedes escribirme a pere_valenciano@elperiodicodeaqui.com-

España vive el peor momento de su historia moderna, con una crisis económica que asfixia a millones de españoles. Como consecuencia, el gobierno de Mariano Rajoy nos bombardea todos los viernes con una medida de recorte y ajuste, muchas de las cuales nos joden especialmente, aunque otras son imprescindibles porque el Sistema no da más de sí: con casi 6 millones de parados y apenas 20 millones trabajando, no se mantiene un país y su Estado del Bienestar, ahora en jaque.

Pero este artículo no trata de analizar en profundidad las causas de este desastre, ni las consecuencias de la ruina y de algunas medidas del Gobierno de Rajoy, sino que voy a centrarme en sólo dos aspectos, que me parecen fundamentales y que me tienen encabronado. Y ya que poco puedo hacer para cambiarlo, al menos contribuir con mi granito de arena en forma de artículo contra la banca y los políticos corruptos, dos conceptos que, al menos en las antiguas cajas ahorros, van en muchas ocasiones de la mano.

En primer lugar, es muy preocupante el nivel de corrupción política en España y el grado de perdón público. La sociedad no es consciente, porque los medios de comunicación sólo conocen y/o publican la punta del iceberg, del índice de corrupción en este país, desde los ayuntamientos al Gobierno central, pero en especial en las comunidades autónomas, muchos de cuyos gobiernos han robado a espuertas y han dilapidado con obras suntuosas, faraónicas o inútiles el dinero de todos los contribuyentes.

Dinero que ahora nos hace falta para ayudar a los 6 millones de españoles que malviven y a las miles de familias que han perdido sus casas por la avaricia de los bancos y la injusticia de la justicia.
Justicia ciega ante los casos de corrupción que salpican y han salpicado a lo largo de estos 35 años de democracia a miles de concejales, alcaldes, diputados y presidentes. En el mejor de los casos, hemos conocido algunos escándalos por su explotación mediática, pero muchísimos más han pasado desapercibidos y no los ha conocido el gran público, porque los políticos y las administraciones conocen bien la ley y, hecha la ley, hecha la trampa.

Trampa en la que han caído apenas unas decenas de sinvergüenzas, que en la inmensa mayoría no han acabado en la cárcel y, si lo han hecho, ha sido para salir al poco tiempo y sin devolver el dinero robado o dilapidado. Porque en España robar o gestionar mal sale muy barato y mientras no se pague penalmente por ambas cosas, este país no será nunca serio.

Omito los ejemplos porque los hay de todos los partidos, aunque en mayor parte en el PP y el PSOE, que por algo gobiernan en más sitios, pero la corrupción es inherente al poder y, por tanto, ningún partido se libra de ella. Pero, ¿qué nos queda a los ciudadanos? Lamentarnos ahora, porque cuando pudimos castigar a los partidos con líderes corruptos, en demasiadas ocasiones continuamos dándoles nuestro voto.

Con todo el dinero desfalcado, dilapidado y robado en España hoy no habría recortes.
Recortes que sufren los ciudadanos de a pie, víctimas de la corrupción y la mala gestión de muchos políticos, pero también de los bancos y su ruina, provocada por su avaricia y la estúpida gestión de muchos políticos colocados en las extintas cajas de ahorro sin tener ni puta idea de qué iba el negocio o, mejor dicho, sabiendo demasiado bien cuál era su verdadero cometido.

Porque hoy el sistema financiero español que va a rescatar por enésima vez el Gobierno central, está sufriendo la orgía de derroche y engaño masivo durante la época de la burbuja inmobiliaria, cuando nos hicieron creer que éramos ricos y nos 'regalaban' créditos a 40 años para comprar casa, coche y viaje a Tailandia. Un sistema que comenzó a desangrarse cuando el edificio de la construcción se vino abajo. Las cajas de ahorro, controladas por políticos del PP y PSOE en su mayoría, no fueron gestionadas como empresas, sino como cortijos para financiar a tal o cual partido, a tal o cual gobierno, regalando el dinero a empresarios afines y dando primas y sueldos a sus inútiles consejos de administración que ahora deberían devolver, amén de ir a la cárcel, por el enorme daño hecho a España y las millones de personas que hoy no pueden ni comer, porque han perdido su empleo y su empresa.

Un sistema bancario que era el número uno en el mundo, la envidia de todos los países, un ejemplo a seguir. Porque mientras duró la hemorragia de la especulación, ganaron cantidades de dinero insultantes, con reparto de beneficios millonarios entre los accionistas. Cifras desorbitantes que se han entregado a quienes han hundido los bancos durante los últimos 30 años, entidades que no guardaron para los tiempos de vacas flacas y que han tenido que recurrir al desahucio de miles de familias y al robo público y consentido por el Banco de España -¡insultante que siga MAFO al frente después de haber consentido los desmanes en la banca!- de los ahorros de decenas de miles de personas con las participaciones preferentes, la gran estafa de la banca española en pleno siglo XXI.

Pese a lo cual, la banca española sigue hundida y el Gobierno central, el de un recorte cada viernes, acabará inyectándole miles de millones de euros que pagaremos entre todos los españoles. Por tanto, en conclusión, que los bancos están en el origen de la crisis. Comenzaron a fusionarse para intentar salvarse el pellejo. Fusiones que no han servido de nada, porque siguen sin prestar dinero a los ciudadanos y empresas. Y, para más inri, el Gobierno volverá a prestar dinero a las entidades financieras. ¿El mundo al revés? No. Políticos y bancos son la doble cara de la moneda. Y la justicia, mientras tanto, duerme el sueño de los injustos...

Tenemos motivos para indignarnos. Con la banca y muchos políticos. Pero, ¿qué podemos hacer los ciudadanos? ¿Sólo jodernos y pagar los platos rotos de la orgía que disfrutaron unos pocos?

No hay comentarios: