Loading...

PARA VOLVER A VER/LEER

- PROGRAMA ESPECIAL SOBRE HAITÍ CON IMÁGENES DE LA ZONA DEVASTADA...... COLUMNA DE LA IZQUIERDA

- PANORAMA DE LA SITUACIÓN DE LA TDT LOCAL EN LA COMUNITAT VALENCIANA: http://perevalenciano.blogspot.com/2010/01/el-fracaso-de-la-tdt-local-en-espana-el.html


lunes, 30 de julio de 2012

TELE 7 - Así fue mi despedida


Fuera hace mucho frío. Es cierto. La cosa está muy jodida, en todos los sectores, pero muy especialmente en el periodismo. Y no fui ni soy imprescindible. Pero mantener la dignidad no tiene precio. Y con mucho esfuerzo, se sale adelante. Así es como recuerdo mi despedida de Tele 7 Calderona, televisión que transformé como director junto a un equipo humano entregado:

''A.- Pere siéntate. Cómo estás. Desatao.

Pere- Aguantando el tirón.

A.- No, provocando continuamente.

P.- Lo que tú digas. Me habéis mandado de vacaciones forzosas el mismo día, con burofax, como si me diera por enterado. Me disteis una carta que yo firmé. No hacía falta el burofax.

A.- Te mandamos de vacaciones tres veces y no te quisiste ir si no iba por escrito. Estás completamente desatado, desorientado, te estás haciendo muchísimo daño, independientemente del daño a la empresa. Te dije: vete de vacaciones y que vieras y hablaras con alguien más influyente que yo. Alguien que te haga ver las cosas como son.

P.- Esa no es la historia.

A.- Te lo dije o no. Que meditaras. Ya que a mí no me hacías ni caso a ver si alguien con más prudencia.

P.- Me habéis quitado las funciones de director verbalmente, me mandáis de vacaciones sin saber en condiciones de qué vuelvo. Conmigo habéis hecho las cosas muy mal.

A.- Hay un cambio de empresa y no aceptas. Si tú no aceptas estás despedido. Las condiciones de tu regreso eran en función de cómo volvieras...

P. - No me habéis dado la salida justa. No te has portado bien conmigo. Si tú quieres tener la conciencia tranquila…

A. - Por eso te dije que te fueras de vacaciones para reflexionar.

P.- Unas vacaciones forzosas no tienen sentido. Reflexionar el qué. Qué barbaridad he hecho

A. - Hay un cambio. Conoces la trayectoria, que es el único posibilidad de continuidad y te posicionas radicalmente en contra de cualquier planteamiento, te pego una bronca que sólo le pego a mis hermanos. Y te dije que estabas mordiendo la mano que te da de comer. No habías dado absolutamente nada, te habían dado mucho. Estabas completamente equivocado. Me das la razón y te quedas dudando. Al día siguiente...

P. - No te di la razón en ningún momento.

A.- Asentiste

P. - Si tú te crees que una persona con la confianza que hemos tenido y me das la bronca por teléfono en lugar de reunirnos. Te dije en persona lo que pensaba. Te dije que quería hablar contigo. Yo te di mi opinión. Tú sientas cátedra y no se te puede rebatir. Tú tienes una opinión y yo otra. Tú no quieres reconocer lo que yo he hecho por ti y la empresa

A.- Eres tú. La misma medida es buena para todos, pero no para ti.

P. - ¿No tengo derecho a no aceptar la fórmula de pasar de una empresa a otra?

A. - Tú estás en todo tu derecho

P. - Ah, es que parece que tenga que pasar por el aro porque me lo pidáis los dos.

A. - Tú estás reconociendo que no estás jugando al juego...

P. - ... al juego que vosotros queréis que juegue, yo no

A.- ¿No quieres jugar? Te estoy intentando convencer de que no tienes otra salida, de que es lo mejor

P. - Mientras me estás convenciendo, el mismo día que me mandas de vacaciones para hacerme un favor, le das los poderes a un abogado laboralista para representarte en un juicio, no seas tan falso. A mí me duele porque para mí eras como un padre

A. - Y por eso estas ahí sentado

P.- Y debo decirte que un padre no me hubiera hecho lo que me has hecho. Con el corazón en la mano

A. - Has perdido la capacidad de argumentar

P. - ¿Argumentar? Si tú crees que argumentar es aceptar pasar de una empresa a otra sin un mínimo de dignidad, yo no acepto porque yo me he entregado por esta empresa y no quiero decir cosas que he hecho, pues lo haré en un email personal que te enviaré.

A. - Si tuvieras prudencia sabrías perfectamente lo que he hecho por ti. Y yo no he dado tú nombre en ningún sitio. Eres tú el que me has dicho hasta en dos veces que te excluya de esto

P. - ¿Hasta dónde quieres llegar A.? ¿hasta dónde con esta reunión?

A. - Estás equivocado

P. - Si yo vengo aquí y me dice D. que no hable con mis compañeros, ¿qué quieres que haga? ¿que me vaya a mi casa?

A. - Claro

P. - ¿Cómo quieres que me vaya?

A. - Pues despedido

P. - Pues dame una solución correcta acorde a lo que he hecho por la empresa

A. - Desde que tengo uso de razón hago lo que puedo porque soy muy prudente

P. - Yo no soy imprescindible y el proyecto seguirá sin mí

A. - Por supuesto, eso lo sabemos todos y te lo he dicho hace mucho tiempo. Pero hemos luchado...

P. - ... y yo hasta el final, hasta el punto de que yo te he presentado a D. Y estoy satisfecho de haberte presentado a una persona que tire adelante con el proyecto, muy orgulloso de haberlo hecho por ti y por mis compañeros. Y no tengo nada en contra de D. más allá de algún gesto infantilillo

D. - Vamos a ver

P. - Venga D. no hagamos análisis de texto. La empresa me ha puesto profesionalmente por los suelos... en el Levante

D. - Eso es mentira.

A. - En el Levante me has puesto tú como no sé cuantos y no sé qué más. Tele 7 se pasa al Chat

P. - Eso no lo he hecho yo jamás en la vida. No sé puede demostrar en la vida porque el que puso el Chat fui yo y no me voy a tirar piedras a mi tejado. Yo lo que hago es un comunicado público que se puede leer en mi blog

A. - Tú le has dado carnaza. Levante salió con lo de Gürtel.

P. - El comunicado está en mi blog

A. - Pero da pie

P. - Eso lo tendrían en nevera. ¿Cómo voy a decir algo del Chat si va en mi contra porque lo pusimos nosotros?

A. - ¿Por qué publican? Porque abriste la caja de Pandora

P. - La caja la abriste vosotros al decir que había sido despedido por facturar un 30-40% según fuentes de la empresa

D. - Pero qué fuentes de la empresa. A mí me importa tres cojones lo que diga el Levante. Vamos a ver a mí me parece que has hecho una cosa que te digo públicamente delante de A.

P. - Pero vosotros siempre jugáis a tener un aliado al lado dos contra uno.

D. - Tú has estado hasta el último minuto en el proyecto y de acuerdo con lo que estábamos planteando y de la noche a la mañana...

P. - Yo hablé con A. y me pasó la pelota a tu tejado y hablé contigo

D. - Tú has sido conmigo muy deshonesto. Yo te digo oye cuento contigo en este proyecto. Sí. Estas son las condiciones

P. - Tú tenías que haber tenido un gesto

D. - ¿Qué te pago a ti una cosa anterior porque eres el más guapo del kiosco?

P. - Tú tienes derecho a no hacerlo y yo a no aceptar

D. - A., ruego que tomes la decisión laboral que debes tomar y punto. Estás haciendo un daño gratuito

A. - Si encuentras a alguna sola persona que no diga que te estás yendo desde hace un mes. Si todos tus gestos están encaminados a lo mismo. En posición de debilidad estás presionando, chantajeando, entrando en un montón de sitios que yo no te entiendo

P. - A., te perdí un gesto que no has tenido un gesto conmigo, ni de 4000 euros. A., ¿tú crees que me puedes echar en cara que cobro más que tu mujer?

A. - Me parece inmoral que creas que no te doy los 4000 euros porque no me da la gana

P. - Si tú viniste a buscarme a mí por qué me echas en cara lo que cobro. Es que el nivel...

A. - Te estás quejando porque dices que estás aguantando mucho y te dije que tu aguantaras lo que te pase por los huevos y te dije que mi mujer tiene tres hijos y le doy menos dinero que a ti. Si con eso no te crees que no te puedo dar más dinero es tu problema. No haré nunca un gesto que no pueda hacer. No eres tan tonto y como creo que me estas tomando el pelo no tengo que hablar más de eso. Tu te crees que esto es el año 2008

P. - Yo no me creo nada. Pero vosotros queréis que coja la baja en una empresa y me dé de alta en otra sin garantías y yo eso no lo acepto. Dentro de mi honestidad y dignidad.

A. - Pues no lo aceptes Pere.

D.- Has dicho delante de tus compañeros que aceptabas. Lo que te puedo decir es que en lo personal a mí personalmente me has hecho una gran putada porque si llego a saber esto no me meto. Pero como no eres imprescindible...

P. - Tú me lo dijiste el primer día y las formas las pierdes. Si me has expulsado de una reunión...

D.- ... pero ¿cómo te voy a dejar que entres si entrabas ostentosamente?

P.- ¿Perdona? Pero si me dijiste que no hablara con mis compañeros

D. - Pero si no son tus compañeros. Tú eres un directivo, o ¿es que les has dado dinero?

P. - Pues sí hasta eso

D. - ¿Hasta eso? Pues si tanto te quieren ¿por qué no se van contigo?

P. - Porque como has dicho tantas veces que fuera hace tanto frío hay gente que quiere seguir. Yo tomo decisiones asumiendo las consecuencias

D. - No vuelvas a colocar mi nombre en un solo papel, ni para hablar bien si quiera porque no te he autorizado

P. - No te pases. Yo si quiero puedo hablar de ti bien

D. - No hables de mí

P. - No eres para prohibirme nada

D. - Tú de mí no hablas si no nos vemos en los tribunales porque yo de ti no hablo ni bien ni mal. Yo de ti no hablo porque he dicho que estabas de vacaciones porque además estábamos hablando de esto y tú estabas haciendo un comunicado. Es deshonesto

P. - Más deshonesto es mandarme de vacaciones forzosas el mismo día, después de estar trabajando 4 horas

D. - Llevaba tres días hablando contigo: tómate unos días, descansa, relájate, reflexiona

P. - Pero que no tengo que reflexionar sobre la forma de pasar de una empresa a otra

D. - Pero ¿tú crees que si fuera una postura mala de la empresa no se te manda una carta de despido?

P. - Es lo que pensaba cuando recibí un burrofax. ¿para qué me mandáis un burofax?

A. - Dijiste que querías vacaciones por escrito

P. - Ya las firmé el día 15, me di por enterado y no necesitaba un burrofax. Dije no conforme porque me lo disteis el mismo día. Menudas formas. ¿Por qué no me lo disteis el día 14 y no el día 15 a las 13 horas, después de 4 horas trabajando y otras 4 retirando mis objetos personales, como decía el burrofax?, ¿los objetos personales y dejar las llaves?. Muy ofensivo. ¿los objetos personales eran necesarios? La cara de vergüenza se os tenía que caer

A. -  Todo está bien hecho y bien pensado

P. - Por supuesto.

A. - ¿De qué te ha servido la cura de humildad?

P. - ¿La cura de humildad sacar los objetos personales? Pero si es humillante

A. - Es una cura de humildad

P. - Eso no aporta nada. Daño gratuito a mi persona. Si tengo que sacar objetos y dejar las llaves del despacho que viene ocupando, es daño gratuito. Y me hacéis volver aquí después de las vacaciones y llevo tres días sin funciones, pasando unos días como un perro, sin poder hablar con mis compañeros. A., muy mal, muy feo

A. - Te dije, los dos te dijimos que te fueras de vacaciones y meditaras.

P. - ¿Meditar que es que aceptara vuestras condiciones?

A. - Te lo repetí el otro día, empezaste a bloquear todos los ingresos de dinero

P. - ¿PERDóNAME?

A. - Como si no hubiese más que pagar a los trabajadores ¿vale? Te empeñaste en que la empresa no era viable con el embargo de la seguridad social, en lugar de luchar como un loco

P. - Risas: cuando te deban 4 nóminas igual lo entiendas

A. - Ahora encontramos un camino

P. - Yo he luchado por los salarios de mis compañeros, pero mucho más por la empresa

A. - Y por tu puesto de trabajo

P. - Perdona pero también, porque no estoy en una ONG, también he luchado por mi empleo. Mira, alguna puerta que te he abierto a la constructora lo he hecho como si lo hiciera por mi padre por el respeto y cariño que te tenía. Nunca he pedido nada por el hecho de luchar por mi empresa y hacerte un favor

A. - Y porque trabajabas para mí

P. - Por supuesto, pero ni las gracias

A. - Te repito llevas 3 años perdiendo el dinero y no se te ha tocado la nómina. Cuando no has podido cobrar no has cobrado. Se encuentra una salida y no la has querido coger. No has querido reflexionar y empieza a hacer tonterías. Es verdad que ha habido época que te has dejado la piel por la empresa más que por los trabajadores.

P. - Me he dejado la piel hasta el último día

A. - Llevas mes y pico...

P. - Pero ¿qué mes y pico?

A. - Quince días antes de conocer a D. ya habías tirado la toalla

P. - Eso lo dices tú

A. - Y planteé dos soluciones y ante las dos dijiste: yo me reservo

P. - La única opción que dabas era lanzar la empresa a concurso de acreedores

A. - Yo dije que empezábamos una empresa nueva, puesto que era el máximo acreedor de la empresa o la otra opción del concurso. Y tú dijiste que reservabas

P . - Las dos tenían riesgo y toda la gente a la que se debía dinero venían a mí

A. - No querrás que vinieran a mi tú eres el directivo

P. - No, pero que la empresa tenga un agujero y no pueda pagar no es responsabilidad mía. He dado la cara por la empresa hasta el último día. Sabes que he ido pagando con lo que había para evitar males mayores con tu permiso y el de J. P.

A. - ¿De tu bolsillo?

P. - No, de mi bolsillo no. Bueno en una ocasión pagué 500 euros de mi bolsillo pero luego los recuperé

A. - Ya verás con el tiempo cómo te das cuenta que te has salido del tiesto desde el momento en que no creíste la continuidad

P. - Pero cómo puedes decir eso si te he presentado a este señor y me he sentado en dos reuniones con ambos. No se sostiene

A. - No te quisiste acoger a las dos opciones ni a la tercera

P. - No me parece una salida digna

A.- Una salida digna será que yo hable con Pepino Blanco y te haga funcionario. O no quieres colocar nuestra situación en un contexto conocido o no quieres reflexionar. No consigo comprender cómo calificas que no es digna la salida. Te demostré lo que pierdes y lo que ganas. Pensaba que me habías dado la razón. Al día siguiente la liaste y te dije por teléfono lo que te dije y después que te fueras de vacaciones y buscaras a alguien prudente y que te centre y no estés ahí un día más porque cada día te quemas tú y tu entorno.

P. - Pero si ese mismo día me mandas al abogado laboralista para buscar una solución. Ya tenía los poderes. Esa doble estrategia de te aconsejo y me mandas un abogado laboralista, ¿para que me lo mandas? No lo entiendo. Tu me mandas de vacaciones para quitarme de en medio y a este señor a ver si negocia y hay una salida rápida. Él me llamó la misma tarde que me echaste un puro. No me digas que me mandas de vacaciones y para hacerme un favor sino para matarme.

A. - Le dije ante tu postura que hablara contigo para ver qué querías, quedarte o irte. Dije vete tú y habla con él y dile qué quiere. Porque yo no sé qué hacer para que tú reflexiones. No he sabido qué hacer. Estás en un plan infantil y descentrado. Porque a ese normalmente se le manda para despedir pero te mandó de vacaciones.

(silencio)

A. - Entonces tú pasas

P. - Paso de qué. Yo no paso de nada. No acepto la baja voluntaria y pasar a la otra empresa sin garantías. Para qué quieres que pase así. Me tiráis a los 10 días y eso no puede ser

(silencio)

A. - No hay otro camino Pere. Además, lo vas trabajando para que no haya otro camino

(silencio)

P. - Yo me he reincorporado a trabajar y he vuelto sin funciones de ningún tipo. Dime...

A. - Como estás no quiero que tengas funciones sólo falta eso. Has hablado lo que te ha dado la gana...

P. - Vale...

A.- Me llamó Pedro Muelas y me pregunta por el Chat y Tele 7 salió en los medios por tu comunicado. Y aprovecharon para sacar el caso Gürtel y tal

P. - Pues no lo leí. En cualquier caso eso no es achacable a mí

A. - Tu hiciste un comunicado

P. - El correo que yo mando es un comunicado muy sencillo

D. - Si te parece que un empleado de la empresa que está de vacaciones saca un comunicado como director de Tele 7...

P. - ¿A mí me has destituido de director?

D. - Esto es un dialogo de besugos. ¿Es normal que saques un comunicado hablando mal de la empresa en que trabajas?

P. - Yo no hablo mal. Vosotros habéis puesto en duda mi profesionalidad y que yo facturo el 30-40%.

D. - No es normal que tú saques un comunicado...

P. - Ahí está extractado exactamente lo que digo

D. - ¿Te parece normal?

P. - Lo que n es normal es que me mandéis de vacaciones el mismo día

D. - ¿La empresa no tiene derecho? Tiene el 50% de derecho de mandar...

P. - ¿De forma unilateral?

D. - Me parece que estamos perdiendo el tiempo...

(barullo)

 (silencio)

P. - Yo he vuelto a trabajar. Llevo un mes y medio sin funciones. Os tuve que insistir que me dijerais cuáles eran mis funciones.

D. - Son comportamientos...

A. - Lo dejamos y deseo que tengas mucha suerte. No hay otro camino

(silencio)

A. - No hay otro camino. Ni llevas compostura normal para el desarrollo normal

P. - Pero si hace un mes y pico que me habéis apartado de director

A. - Desde que estás actuando así

P. - No confundas. Desde que dije que no aceptabas las condiciones

A. - Si no vas a aceptar no vamos a seguir así

P. - Por ahí sí, pero no digas que el camino, que es el que empecé cuando os dije que no aceptaba las condiciones

A. - Las condiciones eran las mismas para todos. Lo hiciste tan mal que debían haber sido mérito tuyo, una medalla para ti, tan buenas condiciones para todos. Y como se han desarrollado las cosas estos días estás desautorizado para representar a Tele 7. No sé si no lo has meditado, no sé. Salvo que me digas alguna cosa...

P. - ¿Qué quieres que te diga?

(silencio)

A. - Tú lo tienes asumido

P. - Yo no tengo asumido. Lo que no quería era pasar en esas condiciones. No digo que los demás tengan o no que pasar con esas condiciones, pero como bien dijo D., yo no soy el presidente del comité de empresa y yo me represento a mí mismo. Cada uno debe hablar por sí mismo. Yo he asumido el riesgo y he hablado por mi mismo. No me parecía justo por tu parte el apoyo que creo que me correspondía. Yo venía siguiendo a trabajar, sin funciones, se me apartó de director y me habéis obligado a irme de vacaciones.

A. - Durante un mes esperaba que atendieras a razones y cada movimiento mío te lo tomabas a mal, como un ataque, en lugar de como un apoyo. He intentado que vieras lo que es lo correcto. Estos intentos míos como no tienes confianza en mí, no sé por qué la has perdido, pensabas que era una estrategia para sacarte...

P. - Por la puerta de atrás me has sacado

A. - No, te vas tú

P. - Tú quieres tener la conciencia tranquila, pero no es así. Te digo una cosa: cuando dices que me estás haciendo un favor me mandas por la tarde al mismo señor que ha despedido a cinco personas. Si te quieres convencer a ti mismo, bien, pero a mí no.

A. - Te mandé a un tío que sabía del tema laboral

P. - Sí, él me dijo que la empresa me pagaba 20 días por año, no me mandaste a un asesor espiritual para que me dijera que me calmara, me podías haber mandado a Juan Cotino, sino a quien me iba a cortar la cabeza. No seas falso.

A. - Si no entras esto es lo que hay. No lo has querido ver. Para mí era más cómodo en lugar de 15 días de vacaciones, no hombre no

P. - Pero tú conciencia no te habría quedado tranquila

A. - He estado hasta el final

P. - Lo que has hecho es desgastarme, mandándome una carta recogiendo objetos, humillándome delante de mis compañeros

A.- Yo no...

P. - Tú no porque tú utilizas otras fórmulas

A. - Yo nunca te he hecho nada. Te dije que te fueras de vacaciones

P. - El mismo día. Recogiendo mis objetos personales. Mira cómo se ha quedado el despacho

A. - Te vas de vacaciones porque es tu última oportunidad para reconsiderar tu postura

P. - A., por Dios es increíble lo que oigo. ¿15 días para vacaciones? ¿Para reflexionar?

A.- No te correspondían

P. - ¿Que no? Además, no fueron 15 sino 14

A. - No te correspondían porque no había llegado a mitad de año

P. - De aquí al 30 de junio, 15 días en mi pueblo. Además, yo no quería porque si supuestamente debía seguir, las necesitaba para agosto por otras razones que no vienen al caso, así que lejos de hacerme un favor personal lo que hiciste es, como se dice vulgarmente, joderme.

A. - Lo que no podemos es hablar de la vacaciones de quien no sabemos si va a encajar en el proyecto

P. - Claro porque no acepto las condiciones hasta hace un mes mi perfil era ideal.

A. - Donde tú has querido colocarte

P.- Es un desencuentro porque no acepto las condiciones y vosotros habéis puesto en marcha la maquinaria para minarme. Me habéis minado desde el primer momento

A.- ¿Minarte? No aceptas las condiciones y te habrías ido a la calle

P. - Y sufrimiento

A. - Encima eso. Bueno, aquí tienes el preaviso, o el aviso mejor dicho

P. - ¿Yo lo puedo leer no?

(leo la carta de despido, que copia párrafos de trabajadores despedidos 5 meses atrás)

P. - Qué bien maquilladas están las cuentas

A. - No, sabes que en realidad se perdió más

P. - Sí...Pero vamos a ver esto está ya con fecha de 2 de julio a partir de hoy. Esto es increíble. Me cuentas toda la película y tienes todo montado. Pero bueno me lo podías haber dado con fecha 1 de julio, porque yo estoy aquí ya 5 horas... no tienes ni ese detalle
 (sigo leyendo)

P . - Y aquí no se habla de los salarios pendientes. Lógicamente no lo voy a firmar


(No lo firmé. Fuimos a juicio. Los gané. La empresa se declaró en ruina. La sucesora y la televisión cerraron varios meses después, dejando nóminas pendientes a los trabajadores que sí firmaron el trasvase a la nueva empresa y finalmente sí les aceptaron la antigüedad. El Fogasa se hará cargo. Fuera hace mucho frío. Es cierto. Pero no sucumbí al chantaje y monté mi propia empresa. Me siento orgulloso por ambas razones. Y, sí, es cierto, no soy imprescindible. Pero más del 70% de la facturación de la televisión era mía).

No hay comentarios: