Loading...

PARA VOLVER A VER/LEER

- PROGRAMA ESPECIAL SOBRE HAITÍ CON IMÁGENES DE LA ZONA DEVASTADA...... COLUMNA DE LA IZQUIERDA

- PANORAMA DE LA SITUACIÓN DE LA TDT LOCAL EN LA COMUNITAT VALENCIANA: http://perevalenciano.blogspot.com/2010/01/el-fracaso-de-la-tdt-local-en-espana-el.html


martes, 9 de marzo de 2010

HIPOCRESÍA --- Un senador antigay americano reconoce su homosexualidad


Detesto la hipocresía, especialmente entre las personas que son homófobas públicamente y muy 'calientes' con los de su mismo sexo en la intimidad. El caso del senador republicano americano Roy Ashburn es el último ejemplo de 'escándalo' (El Mundo: http://www.elmundo.es/america/2010/03/09/gentes/1268153354.html). El amigo Ashburn se dedicaba a votar en contra de cualquier iniciativa favorable a los homosexuales y era un 'ejemplar padre de familia', con esposa y cuatro hijos... Sin embargo, la realidad era muy distinta: homosexual reprimido y frecuentaba lugares de ambiente. Al final llegó la separación, pero sin embargo ha seguido votando en contra de todas las iniciativas beneficiosas para los homosexuales argumentando que él se debe a sus votantes. ¿Se puede ser más incoherente en la vida?

Pero éste será el enésimo, pero no el último escándalo entre aquellas personas que, lejos de reconocerse a gusto con su condición sexual, se fustigan con una doble vida, arruinando a su propia familia porque, en lugar de ser valientes desde el principio, suelen reconocer su homosexualidad tarde y mal. ¿Cuántos no hemos conocido a casados, con mujer e hijos dándole al manubrio del amante?

Personajes como Roy Ashburn abundan por todas partes. En España, también. Hay sobrados ejemplos de políticos que están en contra del matrimonio gay y de los derechos de los homosexuales y, sin embargo, se ponen en primera fila en el Encuentro Mundial de las Familias encabezado por el Papa Ratzinger en Valencia pese a que son homosexuales armariados. Si practicáramos el 'outing' masivo, íbamos a descubrir un número interminable de hipócritas de peso y renombre.


Puedo contar una anécdota que me sucedió en un local de ambiente de Valencia, donde un concejal del PP de Requena, una pequeña población del interior de la provincia de Valencia, me tiró los tejos y se fue con el rabo entre las piernas, nunca mejor dicho, cuando le pregunté por su esposa e hijos. Y no es, ni de lejos, un caso aislado. Y yo le digo a éste y a otros muchos: oiga, haga lo que le dé la gana, pero sea consecuente.

No hay comentarios: